Síguenos

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

Algas La Patrona, un nuevo tesoro en aguas gallegas

por Alcampo | Oct 2, 2020 | Alianzas ClaveComercio ResponsableLo bueno, lo sano y lo local

Ecológicas, veganas, de temporada y disponibles todo el año según su variedad, y fuertemente ricas en minerales y vitaminas. Éstas son algunas de las muchas cualidades de las algas marinas con las que Cristina García ha fundado La Patrona. Una compañía que ahora dirige y con la que esta madrileña licenciada en Ciencias Ambientales ha puesto en marcha el rescate de este tesoro submarino, para sacarlo de las aguas gallegas y llevarlo hasta las mesas de millones de hogares de dentro y fuera de España.

Asentada en el municipio pontevedrés de Cambados, la historia de esta emprendedora de 42 años y dotada de un Master en Acuicultura por la Universidad de las Palmas de Gran Canaria arrancó hace dos años.

Fue entonces, y después de una completa trayectoria académica y profesional siempre vinculada a la acuicultura y al mundo marino, cuando nuestra protagonista decidió bucear en la Ría de Arousa y dedicar su vida a la recolección, lavado, deshidratado o salazón del wakame, el komu y el espagueti de mar, algas que después comercializa para el consumo alimentario.

Dos años y desde cero

“Me gusta recordar que cuando empecé lo dejé todo y me vine aquí para montar una empresa de algas partiendo de cero. Ahora, dos años después, soy socia de la Asociación de Mujeres del Mar de Arousa, he conseguido que en esta ría me conozcan, he logrado poner en marcha la única empresa de la zona que se dedica única y exclusivamente a la venta de algas, y me consta que me ven como lo que soy, un complemento o un añadido, y no una competencia de las conservas y el marisqueo de por aquí”, explica la que también es instructora de buceo y patrona de barco -de ahí el nombre de La Patrona-.

“Además de estar satisfecha de lo que he logrado a nivel personal y profesional, estoy contenta de ver que la gente que me rodea también lo está. Al principio les sorprendía, claro, pero ahora ven como algo muy positivo lo que hago y cómo lo hago”, matiza.

Según explica a Huella, el método de trabajo de La Patrona varía según los días y según la entrada o no de algas en sus instalaciones. “Nuestro día a día es totalmente diferente. Igual que un día puedes venir y verme con la cofia, el mandil y las botas en la sala de procesado, otro día puedes venir y no encontrarme porque he asistido a una feria, estoy en una reunión o en un encuentro con autoridades, haciendo facturas, preparando una subvención… No me aburro (risas)”, destaca. “Todo depende de si hay o no hay algas cada día”, apostilla.

Algas con sello ecológico

Cuando las hay, Cristina García y la persona que trabaja en sus filas apuestan por un proceso de trabajo que ella define como “absolutamente artesanal”. “Nuestras algas son ecológicas y veganas porque la forma en que las recolectamos, las transformamos y las cuidamos es totalmente artesanal y sostenible”.

Ese proceso empieza cuando los pescadores y los mariscadores con los que La Patrona trabaja recogen las algas, buceando o con los pies metidos en el agua cuando la marea está baja.

“Galicia, y particularmente la ría de Arousa, tiene unas corrientes submarinas muy frías que favorecen el crecimiento de las algas, pero eso no nos impide preocuparnos de su stock y de cogerlas cuando están en fase de desarrollo para que cada ejemplar pueda seguir reproduciéndose”, explica. Un cuidado que está además regulado con normas que limitan la cantidad de kilos que cada cierto tiempo se puede coger.

Métodos de conservación

Cuando las algas son extraídas de las aguas gallegas, Cristina y su compañera las lavan, las deshidratan o las salan, eliminando en los dos últimos casos el 90% y el 60% del agua que contienen, respectivamente.

Cuando estos procesos de conservación están terminados, La Patrona comienza la comercialización en envases compostables de unas algas cuyo consumo, asegura, “no es una moda, y si en algún momento lo fue, ha venido para quedarse”.

Introducido en nuestra gastronomía por los restaurantes asiáticos que, según Cristina García, fueron de los primeros en proponerlas en nuestro país, el consumo de las algas marinas va en aumento. Y no sólo en el mundo de la hostelería, donde ya son muchos los locales que las ofrecen en sus propuestas culinarias, sino en el de la distribución, como Alcampo, que fue la primera cadena de su sector en apostar por la venta de este alimento.

En defensas de lo sano y lo local

Fiel a su filosofía de defender los productos locales y saludables, Alcampo empezó a trabajar con La Patrona en junio de 2019, y desde entonces las algas de esta compañía han estado disponibles en las pescaderías de sus establecimientos.

“Gracias a Alcampo estamos consiguiendo que la gente sepa que también es posible comprar algas en el super o en el hipermercado, y que su adquisición ya no se limita como ocurría hace algunos años a los herbolarios, a las tiendas de comercio justo o a las boutiques de alimentación especializadas”, explica García.

No sólo eso. Según sus datos, la apuesta de cadenas como Alcampo por la comercialización de algas en sus establecimientos también ha generado un aumento del consumo de este alimento a escala nacional.

Y es que, según recuerda nuestra protagonista, hasta hace relativamente poco las algas en España -tanto las gallegas como las que se encuentran en las aguas gaditanas y onubenses- se empleaban como fertilizantes. Un uso que afortunadamente se ha diversificado dejando ver cómo poco a poco las algas van haciéndose un hueco en el recetario nacional.

Superalimentos

“La demanda va cada vez a más y el interés por nuestro producto está creciendo. Quizá todavía falta por dar a conocer cómo las pueden usar”, reflexiona García. Cuestionada sobre cómo incluir las algas en nuestros menús, la creadorade La Patrona matiza que la web de su compañía cuenta con recetas y vídeos con ideas de cómo cocinarlas.

“Siempre digo a la gente que las incluya en sus platos del día a día. ¿Ejemplos? Si se trata del wakame lo podemos cocinar con salmón, y si hablamos del espagueti de mar, lo podemos incluir por ejemplo picadito en un revuelto”, explica.

Apasionada de este alimento, Cristina García destaca que las algas son “muy saludables y tienen una elevadísima cantidad de minerales y vitaminas”. Y para comprobar su afirmación da unas cuantas equivalencias.

“El wakame tiene hasta 10 veces más de calcio que la leche; el espagueti de mar tiene 9 veces más hierro que las lentejas; el kombu tiene yodo, bueno para quienes tienen hipotiroidismo o hipertensión; y las algas, en general, tienen hasta un 40% de fibra, por lo que son buenas para eliminar toxinas y adelgazar”, sostiene.

Cero residuos

Todas estas virtudes han contribuido a que las algas estén consideradas como un superalimento que además es de aquí y lo encontramos en nuestras aguas.

En su resolución porque su trabajo sea absolutamente sostenible, La Patrona ha dotado a sus instalaciones de una compostadora donde elaborar compost con la parte de las algas que no utiliza y que luego dona para que sea utilizado como fertilizante en la jardinería. “Tenemos una filosofía de cero residuos, y la respetamos siempre”, matiza.

Empoderamiento femenino

Los planes de Cristina García pasan por seguir trabajando con este tesoro que crece en las aguas gallegas para “llegar al mayor número de gente posible, para que se haga un hueco en las mesas de más hogares, y para dar voz a las muchas mujeres que trabajamos con el mar en Galicia. Empoderar a esas mujeres también forma parte de mis objetivos, porque todas ellas lo merecen. La Patrona no sólo se llama así por mí, también se llama así por ellas”, sostiene.

Mujeres que son como ella o como su compañera en su firma, a quien Cristina García dice ofrecer la opción “faltaría más” de conciliar vida personal con la profesional. “Yo no tengo ningún problema para conciliar porque no tengo cargas familiares, pero siempre trato de que las personas que trabajan conmigo concilien. Por eso vamos cambiando los horarios en función de la producción y de sus necesidades”, destaca.

La Patrona es un proyecto en el que haces cosas que no tienes oportunidad de hacer en otros sitios. Tenemos tanto por hacer que somos perfiles polivalentes y estamos capacitadas para acudir a una reunión de corte más científico, ordenar la sala de producción, mandar emails, buscar y elaborar presupuestos, limpiar, hacer facturas… Quizá esa variedad es lo que nos hace estar contentas y motivadas. Bueno, eso, y el proyecto tan especial que tenemos entre manos”, concluye.EmailLinkedInWhatsAppFacebook

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email